Importancia de la alfabetización digital en la sociedad actual

La llegada de Internet nos ha traído un lenguaje nuevo. No inunda solo nuestras relaciones sociales, sino también el mundo laboral. Hoy no imaginamos el trabajo sin un ordenador. Ni un intercambio de información sin un smartphone. La irrupción de Internet nos afecta en la vida personal y laboral. O lo aceptamos o nos quedamos fuera, marginados, analfabetos del nuevo lenguaje. Tenemos un sistema nuevo de comunicación y estamos obligados a conocerlo. He aquí la importancia de la alfabetización digital en la sociedad actual. 

¿Qué es la alfabetización digital?

La llegada de Internet nos afecta de manera global: en lo cotidiano y en la empresa. Y tanto individuos como organizaciones tenemos que reaccionar para adaptarnos a ello. Por eso vamos a ver en este post cómo nos afecta la alfabetización digital y por qué es tan importante. Pero, antes, aclaremos qué es la alfabetización digital.

Se habla de alfabetización digital cuando una persona o empresa aprende a utilizar las nuevas tecnologías disponibles, como Internet, móviles, aplicaciones, etcétera.

Y cuando, además de aprender a usarlas, entienden su funcionamiento hasta el punto de poder decidir cuál es la mejor tecnología para ellos. El dueño de un negocio, por ejemplo, elegirá las herramientas que le ayuden a vender más. Puede que publique una página web para promocionar sus productos o que muestre fotos de ellos en una cuenta de Instagram. Porque, la alfabetización digital no solo implica navegar por páginas web, sino también producir contenido.

Importancia de la alfabetización digital en la sociedad actual

¿Cómo nos afecta la alfabetización digital?

Como hemos explicado, el uso de la alfabetización digital puede hacer que nuestra vida mejore. Pero también puede generar una brecha. Una separación entre los que utilizan las nuevas tecnologías en su vida diaria y aquellos que no saben cómo funcionan.

Los primeros se benefician de las ventajas económicas y sociales que aportan las nuevas tecnologías. Tienen, por ejemplo, mayor accesibilidad a la información. Y, en el ámbito laboral,  pueden optar a un mayor abanico de puestos de trabajo. Incluso recibir una remuneración más alta. ¡Esta es la realidad hoy en día! Todo el mundo sabe que, por ejemplo, a nivel de pymes, el dueño de un negocio con habilidades digitales puede expandir su negocio más lejos de su pueblo o entorno. Internet no tiene fronteras.

Los que no tienen conocimientos digitales, sin embargo, se ven relegados a realizar trabajos mayoritariamente físicos y peor retribuidos. O, en el caso del dueño de una tienda, a conformarse solo con los clientes que le entren por la puerta. No tendrá compradores vía de Internet. Esa posibilidad de clientela no existe para él.

¿Qué nivel de alfabetización digital necesitamos?

La transformación digital lo envuelve todo. Lo vemos a diario, tanto si queremos hacer una operación bancaria, como para gestionar cualquier trámite: en la Seguridad Social, en Tráfico, con Hacienda, etcétera. Cualquier procedimiento administrativo pasa por Internet. Es necesario, por tanto, que adquiramos unas habilidades mínimas para manejarnos. Ya no solo para aprovecharnos de las facilidades que nos ofrece la innovación tecnológica, sino para poder seguir el método que nos imponen los demás. Para no caer en lo que se ha llamado el analfabetismo tecnológico.

¿Cuáles son esas competencias mínimas? Estas:

  1. Aprender a usar las aplicaciones más populares. Si no sabemos cómo funciona WhatsApp o Facebook es como si no existiéramos en el mundo, o casi. Además, a nivel trabajo, las comunicaciones por WhatsApp están a la orden del día. Comunicaciones entre el dueño del negocio y el cliente;  o entre jefe y empleado, etcétera son de lo más frecuente porque son rápidas, sencillas y gratuitas. ¿Qué imagen daríamos si tenemos una tienda, nos hacen un pedido, y el cliente nos dice: “Vale, cuando llegue envíame un WhatsApp”… pero resulta que no tenemos ni sabemos utilizar WhatsApp?
  2. Crear contenidos digitales. Esto quiere decir saber crear tus propios contenidos. En el caso de WhatsApp, consiste en saber enviarle una oferta a un cliente que incluya una foto del producto, por ejemplo.

Estas dos competencias son lo mínimo que una persona debe saber hacer para no ser un analfabeto digital.

Importancia de la alfabetización digital en la sociedad actual

¿Cómo se enseña la alfabetización digital?

La era digital en la que estamos inmersos hace que tengamos que interactuar con las máquinas, tanto en el trabajo como en la vida social. Por este motivo, adquirir ciertas habilidades tecnológicas es imprescindible. Vivimos en la era de la digitalización.

En los colegios, muchos alumnos ya usan tabletas en lugar de libros. Además hay algo que se llama e-learning o educación a través de Internet. Por otro lado, los chavales interactúan unos con otros y, quizá, esta es la mejor manera de aprender. Los chicos se lo pasan en grande al tiempo que se transmiten sus conocimientos sobre Internet, las aplicaciones que existen, o cómo utilizarlas, etcétera.

En la vida adulta es muy distinto. Hay muchos ciudadanos que todavía no saben manejar ordenadores. ¿Qué pasa con ellos? No es una cuestión de edad. Hay personas jubiladas que se comunican por Skype con sus nietos y publican en su blog todas las semanas. Es cuestión de aptitud personal. O puede que la razón esté en que esas personas no han tenido nunca la oportunidad de que alguien les enseñase.

¿Qué hacemos con ellos? ¿Cómo combatimos el analfabetismo digital?

En este caso es tarea del Gobierno. Se deben crear cursos de formación a través del Sepe (antiguo Inem). Y es tarea también de los  propios ayuntamientos, que deben ofertar cursos gratuitos de digitalización a sus vecinos. Sea el Gobierno, el Ayuntamiento, el Sepe, o quién sea… hay que darles a estas personas las herramientas necesarias para que adquieran esa alfabetización mínima requerida por la sociedad digital de hoy.

Las empresas también deben preocuparse por la formación de sus trabajadores. Internet, la aparición del smartphone, es bastante reciente, aunque nos parezca que siempre han estado aquí. Así que puede que algunos trabajadores no se hayan adaptado a estas nuevas tecnologías lo rápido que debieran. Por eso, las empresas deberían organizar cursos de reciclaje y formar a sus trabajadores en lenguaje digital. Ganarán los empleados pero mucho más los empresarios y sus negocios.  Internet les permite mantener su competitividad en un mercado global. Porque hoy, los negocios ya no luchan con su vecino de polígono, sino con marcas de todo el planeta. Todo empresario que quiere que su compañía siga a flote debe entender cuán necesario es renovarse. Y hoy esa renovación pasa por la transformación digital: de las máquinas y de los trabajadores.

Tags:

Artículos relacionados

La transformación digital es el nuevo reto de los CEO
¿Qué deben hacer los CEO o directores de empresas ante la digitalización?
Opiniones de StartGo Connection
Opiniones de StartGo Connection: nuestros clientes hablan
Menú