Tipos de tráfico web y la importancia de los mismos en tu estrategia de marketing digital

El tráfico web es una de las obsesiones en cualquier estrategia de marketing digital. Aunque es cierto que esa métrica no es la que mayor relevancia tiene para la mayor parte de los negocios -salvo que hablemos de medios de comunicación o verticales cuyo producto es precisamente el contenido-, sí que es cierto que es el KPI básico para todo lo demás. Primero se necesita tráfico para luego convertir al mismo en un lead, en un cliente o en una fidelización. Entonces, es importante comprender los tipos de tráfico web que existen y la relevancia que tienen en la planificación digital.

Los 5 principales tipos de tráfico web

Al configurar Google Analytics (o cualquier otra herramienta de métrica web, aunque esta sea gratuita y la más recomendada), generalmente aparecen bien diferenciados cinco tipos de tráfico web. Sin embargo, debes saber que se pueden encontrar muchos subtipos y que con URL de seguimientos únicas puedes vigilar lo que ocurre en cada subcanal de manera pormenorizada. Sin embargo, eso será cuestión de otro post. Mientras tanto, vamos a describir cuáles son las principales fuentes de tráfico digital:

  • Tráfico orgánico. Es uno de los más importantes y depende de los buscadores. Por tanto, para alcanzar una cantidad razonable de visitas orgánicas habrá que seguir las pautas de SEO y crear contenido que puntúe según las mismas mejor que los competidores. Recuerda que para esta fuente de tráfico son tan importantes las acciones onpage como las acciones offpage.
  • Tráfico directo. Es el tráfico que llega a tu sitio de forma directa. Es decir, sin intermediario alguno. Se modula principalmente con estrategias de branding y de reconocimiento de la marca entre el público por lo que será de vital importancia trabajar en campañas que permitan esa notoriedad.
  • Tráfico de redes sociales. Se trata de los usuarios que aterrizan en tu web y que han accedido a ella a través de un enlace o un anuncio en redes sociales. Una de las claves de control de esta fuente pasa por diferenciar qué es tráfico orgánico social y qué es tráfico paid social. Para ello se pueden utilizar etiquetas únicas o utilizar el Tag Manager. Esta fuente tiene mucho potencial por la viralidad que se puede alcanzar en ella con el contenido adecuado, aunque no es idónea como principal para todos los objetivos de empresa.
  • Tráfico de referencia. Se llama así al tráfico que llega a nuestra web a partir de un tercero. Es decir, cuando te enlazan en otros sitios y un usuario hace click en ese enlace, esa visita será registrada como tráfico de referencia. Para incrementarlo hay que hacer una extrategia mixta de linkbuilding y notoriedad de marca (por ejemplo en medios de comunicación que no aceptan enlaces follow pero sí incluyen un link nofollow.
  • Tráfico de pago. Es el tráfico de las campañas de publicidad online. Sin embargo, ten en cuenta que existen muchas fuentes de tráfico de pago y que, algunas como las redes sociales pueden aparecer en el tráfico específico de las mismas sin diferenciación entre orgánico social y paid social. Te recomendamos que revises la configuración para poder hacer seguimiento concreto. Esta fuente se caracteriza por poder modularse en función del presupuesto. Sin embargo, en el momento en el que se paraliza la campaña se cae en picado.

Focalizarte en una estrategia de incremento de tráfico sin olvidar las demás

Cuando se plantea una estrategia de marketing digital, o se pretende darle la vuelta a la vigente porque los objetivos han cambiado, el incremento del tráfico suele funcionar mejor cuando se planifica una fuente principal -creando para ello estrategias objetivo que lo incrementen a través de ese canal-, y se trabajan las demás como secundarias. Es decir, en lugar de distribuir esfuerzos por igual a varios frentes, concentrarse en uno destinando un 75% del tiempo y presupuesto al mismo mientras que a los demás se les sigue trabajando en un plano secundario.

Por ejemplo, si en tu caso tras un análisis exhaustivo llegas a la conclusión de que lo que te interesa es incrementar el tráfico social, probablemente la mayor parte de publicaciones orgánicas, contenido e inversión publicitaria se destine ahí. Sin embargo, dado que el blog puede ser muy interesante para compartir en social, y que una newsletter puede ayudar a obtener tráfico de referencia y directo adquirido inicialmente desde las redes sociales, esas podrían ser tus fuentes secundarias.

En realidad, parece fácil, pero para crear una estrategia de incremento de tráfico bien focalizada hay que hacer un análisis previo del negocio y de su competencia. Lo ideal es que esta tarea la ejecute una persona con amplia experiencia en el mundo del marketing digital ya que con ello obtendrás la base de ejecución con la que las probabilidades de éxito son muy elevadas. ¿Tú ya tienes la tuya o aún sigues dándole vueltas?

Artículos relacionados

Psicología del precio: cómo conseguir que tu cliente te elija con estrategias ya probadas
Tipos de estructuras campanas SEM
3 Fórmulas para estructurar campañas SEM y hacerlas más efectivas
Menú