A/B testing: qué son y qué tipos existen 

Las pruebas A/B, también conocidas como tests de división, son una técnica fundamental en el marketing digital.  

Si quieres saber como utilizarlas y los tipos que existen, sigue leyendo.

¿Qué son las pruebas A/B? 

Consisten en comparar dos versiones diferentes de un elemento, como una página web, un correo electrónico, un anuncio o cualquier otro activo digital.  

El objetivo es determinar cuál de las dos versiones es más efectiva en términos de las métricas que te interesan, como tasas de conversión, tasas de clics, tasas de apertura, entre otras. Esta técnica te permite tomar decisiones basadas en datos en lugar de suposiciones, lo que puede tener un impacto significativo en el éxito de tus esfuerzos de marketing. 

¿Cuándo y dónde utilizar el test A/B? 

El test A/B se puede utilizar en diversas situaciones y canales de marketing. Veamos algunos ejemplos: 

  • Páginas web 

Cuando estás diseñando o rediseñando una página web, las pruebas A/B son esenciales para optimizar la experiencia del usuario y aumentar las conversiones. Puedes probar diferentes diseños, esquemas de colores, llamadas a la acción y más para determinar qué versión genera mejores resultados. 

  • Correos electrónicos 

En el marketing por correo electrónico, las pruebas A/B te permiten mejorar las tasas de apertura, los clics y las conversiones. Puedes experimentar con diferentes líneas de asunto, contenido, imágenes y botones de llamada a la acción para descubrir qué combinación resuena mejor con tu audiencia. 

  • Publicidad  

Cuando estás invirtiendo en publicidad online, como anuncios de búsqueda o anuncios en redes sociales, el A/B testing es esencial para maximizar tu retorno de la inversión (ROI). Puedes probar diferentes copys, imágenes, segmentaciones y estrategias de oferta para determinar cuál atrae a más clientes potenciales y genera conversiones. 

  • Aplicaciones móviles 

Si tienes una aplicación móvil, las pruebas A/B te ayudarán a optimizar la experiencia del usuario. Puedes probar cambios en la interfaz de usuario, la navegación, las notificaciones push y más para aumentar la retención de usuarios y las tasas de conversión. 

¿Cuántos contactos necesitas en tu lista para hacer una prueba A/B en HubSpot y Mailchimp? 

Una pregunta común es cuántos contactos necesitas en tu lista para realizar pruebas A/B efectivas en plataformas populares como HubSpot y Mailchimp. Aquí tienes las recomendaciones: 

  • En HubSpot, se sugiere tener al menos 1.000 contactos en tu lista para obtener resultados estadísticamente significativos. Con una lista más pequeña, los resultados pueden no ser lo suficientemente confiables para tomar buenas decisiones. 
  • En Mailchimp, la recomendación es aún más alta, con al menos 5.000 contactos suscritos. Cuanto mayor sea tu lista, más robustos serán tus datos y más precisas serán tus conclusiones. 

Es importante recordar que estas cifras son recomendaciones generales y pueden variar según tu nicho de mercado y tus objetivos específicos.  

Siempre es aconsejable consultar con expertos en marketing o utilizar las herramientas de análisis estadístico proporcionadas por estas plataformas para determinar el tamaño de muestra óptimo para tus pruebas A/B. 

¿Qué tipos de pruebas A/B existen? 

Existen varios tipos de pruebas A/B, cada uno con su enfoque y aplicaciones específicas: 

  • Pruebas A/B clásicas: Comparan dos versiones diferentes de un elemento, como una página de destino o un correo electrónico, y miden su rendimiento en una sola variable. Por ejemplo, puedes probar dos encabezados diferentes en una página de destino para ver cuál obtiene una tasa de conversión más alta. 
  • Pruebas A/B multivariadas: Te permiten comparar múltiples versiones de un elemento al mismo tiempo. Esto es útil cuando deseas analizar cómo interactúan varios cambios a la vez. Por ejemplo, puedes probar diferentes encabezados, imágenes y llamadas a la acción en una página de destino y ver qué combinación funciona mejor en términos de conversiones. 
  • Pruebas A/B secuenciales: Se realizan en varias etapas, donde cada versión se ajusta en función de los resultados anteriores. Esto permite una optimización continua a medida que se acumulan datos. Por ejemplo, puedes probar diferentes asuntos de correo electrónico en una serie de envíos secuenciales y ajustar los siguientes correos en función de las tasas de apertura y clics de los envíos anteriores. 

Ejemplos de pruebas A/B 

Ahora que hemos explorado qué son las pruebas A/B, cuándo y dónde utilizarlas, cuántos contactos necesitas para llevar a cabo estas pruebas en HubSpot y Mailchimp, y los diferentes tipos de pruebas A/B que existen, es hora de sumergirse en ejemplos prácticos de cómo las empresas pueden aprovechar esta poderosa técnica de marketing digital. Aquí te presentamos algunos ejemplos concretos de pruebas A/B: 

Pruebas A/B en una página de destino 

Imagina que tienes una página de destino para un producto o servicio y quieres aumentar la tasa de conversión de visitantes a clientes. Puedes realizar una prueba A/B para determinar qué versión de la página funciona mejor. En una versión (A), mantienes el diseño y el contenido original, mientras que en la versión B, haces algunas modificaciones, como cambiar el color del botón de compra y reescribir el texto de llamada a la acción. Luego, divides tu tráfico en dos grupos y mides las tasas de conversión para cada versión. La versión que tenga una tasa de conversión más alta es la que debes implementar. 

Pruebas A/B en campañas de correo electrónico 

Supongamos que envías boletines informativos por correo electrónico y deseas mejorar la tasa de clics en los enlaces dentro de tus correos electrónicos. Puedes realizar una prueba A/B probando dos líneas de asunto diferentes para el mismo correo electrónico. En el grupo A, utilizas la línea de asunto original, mientras que en el grupo B, pruebas una nueva línea de asunto creativa. Después de enviar los correos electrónicos, analizas las tasas de clics para determinar cuál de las líneas de asunto generó un mejor rendimiento y, en consecuencia, la usas en futuros envíos. 

Pruebas A/B en anuncios de Facebook 

Si estás promocionando tu negocio en Facebook, las pruebas A/B pueden ayudarte a optimizar tus anuncios. Supongamos que tienes un anuncio que dirige a los usuarios a tu sitio web. Puedes crear dos versiones del anuncio: una con una imagen de producto y otra con un video de demostración. Luego, ejecutas ambas versiones del anuncio y rastreas métricas como la tasa de clics y la tasa de conversión en tu sitio web. La versión del anuncio que genere un mejor rendimiento es la que debes continuar utilizando y, si lo deseas, puedes seguir refinando tus pruebas A/B para obtener resultados aún más óptimos. 

Pruebas A/B en aplicaciones móviles 

Si eres el propietario de una aplicación móvil, las pruebas A/B pueden ser muy útiles para mejorar la retención de usuarios y la experiencia general de la aplicación. Por ejemplo, puedes probar dos versiones diferentes de la pantalla de inicio de tu aplicación, donde una incluye una guía de inicio rápido y la otra no. Luego, rastreas las métricas de retención de usuarios y uso de la aplicación para determinar cuál de las dos versiones retiene a los usuarios durante más tiempo y brinda una mejor experiencia. 

¿Necesitas ayuda?

En StartGo estamos aquí para ayudarte, impulsando tu negocio de manera multicanal.

Contáctanos y descubre cómo lo hacemos.

También puede interesarte...

Descubre cómo la creación de contenido te permite educar y comprometer a los profesionales de la salud, pacientes y otros stakeholder
Apunta estas 10 formas de marketing digital para conseguir nuevos pacientes a tu clínica en un entorno tan competitivo y regulado.
Adáptate a los cambios de este entorno regulado y tecnológico para mantener una ventaja competitiva en el mercado. 

Hablamos

Queremos conocerte. Sabemos que nuestro equipo multidisciplinar y las estrategias que hemos diseñado durante años pueden ayudarte a alcanzar los objetivos que te propongas. Estás a solo dos pasos de conseguirlo: